Rescatando nuestras raíces

Hijos de la luna

Mexicas

Recopilación: Rocío Carrera

Mexicas significa “Hijos de la luna”. Se establecieron según en una isla llamada Aztlán o “Lugar de las garzas”, de la cual partieron por designios divinos, por lo cual se les llamó Aztecas o “los que vienen de Aztlán”, en este lugar los mexicas vivían como tributarios de los toltecas, dedicándose a la agricultura, la pesca, la caza de aves acuáticas y la recolección de productos lacustres.

Durante ese época se produjeron en Mesoamérica varias migraciones que buscaban mejores condiciones de vida y ocupar el lugar de los toltecas como grupo dominante del valle de México, es así que de la antigua Aztlán, saldrían siete calpultin (grupos), siendo el más poderoso el de los Huitznahuaque, quienes eran guiados por su Dios Huitzilopochtli. Los mexicas fueron el último grupo en establecerse en la cuenca de México, según el Códice Ramírez antes de ellos habían arribado los Xochimilcas, Chalcas, Tepanecas, Culhuas, Tlahuícas y Tlaxcaltecas.

Esto se debió a que su peregrinación se prolongo por cerca de dos siglos, estableciéndose en diferentes lugares como Coatepec, donde los aztecas construyeron una ciudad en este lugar surgió una disputa, los que seguían a Huitzilopochtli querían irse y los que seguían a Coyolhuahqui, la hermana de Huitzilopochtli querían quedarse en Coatpec, en la batalla los primeros ganaron y cambiaron su nombre a mexicas, también se establecieron en lugares como Tula, Ecatepec y Chapultepec (1276), donde vivieron durante 20 años, sin embargo su crecimiento fue considerado como una amenaza por otras ciudades-estado que se ubicaban cerca por lo que fueron expulsados.

Fundación de Tenochtitlán

El año de 1325 los mexicas se establecieron en Tenochtitlán, la isla más grande del Valle de Texcoco, la cual pertenecía al señorío de Azcapotzalco, según la leyenda mexicana, los mexicas encontrarían un símbolo anunciado por los sacerdotes dirigidos por su dios Huitzilopochtli, sus dioses le habían indicado a este pueblo que el lugar idóneo para fundar la ciudad sería donde se encontraran un águila devorando a una serpiente sobre un nopal. Sin embargo cuando llegaron al valle de Anáhuac, perteneciente a los tepanecas, de los cuales los mexicas fueron siervos o al menos pagaron tributo un tiempo, hasta que aprendieron lo suficiente sobre cultura y geografía, al tiempo que se hacían fuertes para poder revelarse contra sus dominadores.

En 1323 después de un enfrentamiento con el señor de Culhuacán, huyeron al lago de Texcoco, escondiéndose en islas cenagosas deshabitadas, ahí vivieron confinados en un lugar de nombre Temazcaltitlán, hasta que el 13 de marzo de 1325 vieron la señal prometida por su dios Huitzilopochtli y dieron inicio a la construcción de Tenochtitlán en medio del lago de Texcoco.

A la llegada a la nueva ciudad Tenochtitlan, Tenoch se convirtió en el jefe mexica y sustituyó al gobierno integrado por cuatro sacerdotes, Tenochtitlan puede tener, entre otras fuentes, el vocablo náhuatl tenochtli, que quiere decir nopal de tuna dura y Tenoch, nombre del líder que condujo a los mexicas hasta el valle de Anáhuac.

La guerra fue un factor fundamental para el desarrollo del pueblo mexica, su finalidad principalmente fue política, territorial y religiosa. En sus inicios los mexicas estaban constituidos por siete clanes estos eran: Yopica, Tlacochcalca, Huitznáhuac, Cihuatecpaneca, Chalmeca, Tlacatecpaneca e Itzcuintécatl, al fundar la nueva ciudad los clanes se dividieron en cuatro barrios mayores: Moyotla, Teopan, Atzacualco y Cuepopan. Las principales características de los mexicas fueron: espíritu místico, guerreros, cobro de tributos, urbanismo, escultura religiosa, orfebrería, plumería, observación de los astros, filosofía y literatura, en cuanto a su economía esta se basaba en la producción agrícola y en la guerra, como medio para apoderarse del tributo de los pueblos conquistados.

El fin de los mexicas

Durante el imperio de Moctezuma II, los españoles llegaron a territorio mexicano, la noticia del llegó a oídos de Moctezuma, por lo que éste lo relaciono de inmediato con el regreso del dios Quetzalcóatl, quien había prometido volver por su trono, el emperador continuó recibiendo noticias de aquellos extraños que navegaban en balsas que parecían casas, usaban bestias gigantes y armas que parecían lanzar rayos. Moctezuma concluyó que no se trataba de Quetzalcóatl e intentó evitar que los españoles ingresaran a la ciudad, por ello los colmó de regalos y siervos; sin embargo, el 8 de noviembre de 1519 lo hacen y se alían con los pueblos tributarios de los mexicas, obteniendo así su apoyo militar.

El emperador fue capturado y durante la fiesta de Huitzilopochtli los españoles atentaron contra la vida de los mexicas porque realizaron sacrificios cuando los invasores ya lo habían prohibido, Moctezuma trató de calmar a su pueblo, pero fue herido con una piedra que lo mató a los pocos días. En 1520 Cortés y sus aliados empezaron el asedio a la ciudad, el cual duró alrededor de 93 días, cuando los últimos defensores se encontraron al borde la inanición Cuauhtémoc da la orden final de rendirse.

Nikitoa

Niqitoa ni Nesaualkoyotl:

¿Kuix ok neli nemoua in tlaltikpak?

An nochipa tlaltikpak:

san achika ya nikan.

Tel ka chalchiuitl no xamani,

no teokuitlatl in tlapani,

no ketsali posteki.

An nochipa tlaltikpak:

Yo lo pregunto

Yo Nezahualcóyotl lo pregunto:

¿Acaso deveras se vive con raíz en la tierra?

No para siempre en la tierra:

sólo un poco aquí.

Aunque sea de jade se quiebra,

aunque sea de oro se rompe,

aunque sea plumaje de quetzal se desgarra.

No para siempre en la tierra:

sólo un poco aquí.