EL ÚLTIMO LIDER DEL MUNDO

La visita de reliquias de Juan  Pablo II a Puebla

Carlos Vélez

Alcanzar la inmortalidad es un sueño anhelado, pero tan ajeno a la humanidad misma; los cánones de la doctrina cristiana la sobrestiman a elegidos y virtuosos por un ser supremo y omnipotente. Pero esta tarde no, esta vez es diferente para todos y cada uno de los poblanos reunidos en el zócalo capitalino. La inmortalidad, la eternidad y el paraíso anunciado en la esperanza y fe propias, fue posible e incomparable con cualquier otro suceso pasado o en años venideros.

Las reliquias del desaparecido y ahora beato Juan Pablo II visitaron el pasado 23 de Septiembre la ciudad de Puebla y tuvieron como recinto la catedral palafoxiana en el centro histórico de esta capital. Más de diez mil feligreses católicos se hicieron a la ceremonia y presentación de utensilios pertenecientes al sacerdote polaco y antiguo jerarca de la iglesia católica, destacando entre ellas un exclusivo depósito contenedor que resguarda la autentica sangre del pastor y que fue rescatada previa a su muerte sucedida el 2 de Abril de 2005.

El impacto mediático en la población no tiene precedentes y dejó claro que en estos tiempos de incertidumbre y violencia en el país, un evento como este renueva la sociedad y da un giro a los pensamientos de fracaso y desolación generados por el entorno. En lo general, se dio con suma disciplina y respeto; pocos o nulos gestos de rechazo por parte de grupos radicales u opositores de la mayor fe mexicana fueron considerados.  En lo que concierne al sector de protección civil, fue calificado como un éxito y sin novedades.

Ahora bien; ¿Realmente la sociedad poblana urge de estímulos divinos para no corromper su estabilidad?, ¿Está en verdad nuestra comunidad consciente de su pensamiento de hacer cotidiano?; Todo se resume en la calidad misma de sus líderes sociales.

Karol Voijtiwa, nombre real de Juan Pablo II, se caracterizó por ser un líder de espíritu y vocación altruistas; cientos de opositores surgieron a lo largo de su existencia y seguirán surgiendo, hay quien lo acusa de crímenes contra la humanidad, perversión de menores e incluso fue víctima de un atentado contra su persona a los pocos años de su nombramiento como jefe de la iglesia católica.

Es justo entonces dimensionar que la figura emblemática de este personaje tiene mucho más que sólo la estampa de un sumo pontífice, es considerar a un hombre como la razón de la evolución de un pensamiento benefactor a la misma raza humana.

Calificado como la más grande influencia del mundo en todas sus composiciones, no ha existido un sujeto de opinión y crítica tan diverso y voraz en los últimos 50 años; siendo también considerado la antítesis de Adolf Hitler, protagonista del holocausto y máximo genocida a lo largo de la historia, el surgimiento posterior de Juan Pablo II a la época más cruel de la humanidad dio motivo a su leyenda y a su elevación noble de santidad apenas a pocos años de su deceso mortal.

La estadía de sus reliquias fue suficiente para considerar que Puebla aún se encuentra lejos de la envolvente guerra dispersa en otros sitios de la república mexicana, pero no hay que darse por exentos. Declaraciones desafortunadas del actual gobernador del estado Rafael Moreno Valle y el poco avance en infraestructura de seguridad pública del presidente municipal Eduardo Rivera Pérez, exponen a nuestra región como blanco idóneo y próximo a los  grupos desestabilizadores del orden y la convivencia sana. O usted opine.