Cine para imaginar
Juan Carlos Páez Carranza

Vamos al cine me dice una amiga. Al preguntarle qué película veremos me responde que “no veremos”. Mi cara mostró una mueca de total confusión al escuchar esas palabras. Le pregunto nuevamente, qué vamos a ver, y ella dice nada, vamos al cine para imaginar, la cual es una nueva forma de percibir el cine, utilizando únicamente la imaginación.

Esta propuesta comenzó como un proyecto universitario. Con él, se pretendía adaptar el guión cinematográfico de una película o cortometraje para que personas con discapacidad visual pudieran disfrutar del cine. La respuesta fue exitosa, pues actualmente el proyecto es parte del Festival Internacional de Cine de Puebla (FICP.

“Cine para imaginar” es la adaptación del lenguaje cinematográfico al lenguaje del sonido, a través del cual se produce accesibilidad audio descriptiva de cortometrajes y largometrajes mexicanos por medio de la creación de guiones que traducen las imágenes en palabras, acercando a las personas ciegas con la cultura audiovisual y ofreciendo a los que “vemos” la oportunidad de entrar al mundo imaginativo de las personas con discapacidad visual.

¿Hasta dónde es capaz nuestra imaginación de transportarnos a mundos inimaginables; los cuales podemos ver y hacer reales en nuestra mente; hasta dónde somos capaces de llevarlo a cabo? Los expertos afirman que este proceso nos permite manipular información generada intrínsecamente con el fin de crear una representación percibida por los sentidos.

La imaginación es un proceso abstracto; que no necesita de un objeto presente en la realidad al instante, ella se sirve de la memoria para manipular la información y relacionarla de formas que no dependen del estado actual del organismo. Es decir, la imaginación toma elementos antes percibidos y experimentados, y los transforma en nuevos estímulos y realidades.