EL REY SOL
RMV y su imagen de gobierno ante los poblanos

Carlos Vélez
En reunión programada el pasado 1 de Noviembre, el gobernador del estado Rafael Moreno Valle Rosas dio la nota nuevamente al pronunciarse a favor de la militarización de oficiales de policía poblanos. Esto bajo el marco de la XXXI Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Publica, donde manifestó su abierto consentimiento a tales prácticas de adiestramiento policiaco.

Con lo anterior, una vez más se ha colocado como blanco de críticas y desestimaciones, poniendo en entredicho su condición de líder de gobierno a nivel estado, pues es notable su crecimiento político en la esfera nacional, sobretodo desde su acercamiento aprehensivo al primer mandatario de la republica Felipe Calderón Hinojosa y a todo su séquito presidencial.

Diversas manifestaciones en contra de esta postura han dado pie a que hoy por hoy sea percibido como un gobernante impositivo y autoritario por una cuantiosa parte de la población angelopolitana, ya que su labor al interior del estado, sobretodo en comunidades no tan cercanas al cuadro capitalino ha sido gratamente recibida y por momentos hasta plausible, dotando de apoyos y programas sociales a localidades circunvecinas de las sierra y aledaños que ha decir de especialistas, corresponden más a una obligación suya como jefe del estado poblano servida en condición por el organismo federal, que una dadiva filantrópica personal o de política de gobierno.

Por una parte, hay que destacar que en gran medida la percepción de su imagen como un jerarca estilo “Luis XIV” dentro de la capital poblana se debe a su poca co-relación con la presente administración de esta ciudad, incluso siendo evidente el distanciamiento entre el edil Eduardo Rivera Pérez y el susodicho gobernador, a pesar de haber participado en conjunto en las pasadas elecciones estatales y municipales siendo abanderados del Partido Acción Nacional, resultando ambos avantes dentro de la contienda electoral de Julio de 2010 en su respectiva categoría.

A todo esto habría que sumar el discreto yugo amenazante que parece gestar sobre los distintos medios de comunicación poblanos, donde el aparente sometimiento de los canales de televisión abiertos, principales periódicos y ejemplares de circulación, así como los medios electrónicos de información más prolíficos entre la ciudadanía poblana exige que se muestre a un hombre bien intencionado y de alto agrado social, quedando totalmente vetada toda intención de manifiesto en contra de sus estipulaciones y determinaciones políticas.

Por si fuera poco, el nombramiento en meses pasados de Carlos Tornero como jefe de seguridad de su embestidura estatal ha nutrido su semblante como un hombre inestable y de impulsos tiránicos, sobretodo y tomando en cuenta que dicho reciente jefe cuenta con denuncias de maltrato y violación de derechos en su calidad de abuso de poder, cuando formó parte de la policía municipal de León, Guanajuato hace ya un par de años.

Finalmente, con todas las repercusiones negativas de las que RMV se ha hecho acreedor debido a su política absolutista de “cero tolerancia” y reforma estatal; el sector poblacional se ha dado a la tarea de manifestar su desaprobación a tales procedimientos y formas de gobierno, de donde se destaca la realización de redes sociales en contra de la actual regencia del estado, hasta la reciente presentación del Primer Foro Ciudadano sobre el Ejercicio del Poder, donde a través de diversas mociones, propuestas y ponencias de líderes de opinión poblanos se hizo tangible el rechazo a la tendencia Morenovallista de control y orden de gobierno existente.