De pies ligeros
Los Tarahumaras
Rocío Carrera

Considerados el grupo étnico más puro y conservado del continente Americano, se autonombran “Rarámuri”, sin embargo son mejor conocidos como los tarahumaras debido a los españoles, quienes castellanizaron la palabra. A decir del historiador Luis González, “Rarámuri” originalmente significa “Planta corredora”, pero en un sentido más amplio quiere decir “Los de pies Ligeros”, haciendo referencia a su más antigua tradición: la de correr.

Ellos habitan la parte de la Sierra Madre Occidental que atraviesa el estado de Chihuahua y el suroeste de Durango y Sonora, al ser el grupo con mayor número de habitantes ocupando la cuarta parte del estado de Chihuahua, se le denomina también a este territorio Sierra Tarahumara, la cual está conformada por elevadas montañas que alcanzan entre los 1500 y 2400 mts. sobre el nivel del mar. El 90 % de los tarahumaras se concentran en su mayoría en los municipios de Bocoyna, Urique, Guachochi, Batopilas, Guadalupe y Calvo, Carichí, Balleza y Nonoava. Dentro de los cuatro grupos de indígenas que están asentados en la sierra, los tarahumaras suman alrededor de 50,000

Su historia

Los vestigios humanos más antiguos que se han hallado en la Sierra Tarahumara son las puntas Clovis, armas típicas de los cazadores, con una antigüedad de casi 15,000 años, sin embargo fue hasta el año de 1606 cuando los misioneros Jesuitas tuvieron un primer contacto con los indígenas de la sierra y fue hasta los siglos XVII y XVIII, cuando los españoles invadieron esta región despojando a los indígenas de la mayor parte de su tierra, intercambiándoselas por sal, jabón, mantas y otras baratijas, incluso algunos indígenas fueron obligados a trabajar como peones pagándoles muy poco. Algunos decidieron emigrar hacia las partes más recónditas de la sierra para así salvaguardarse y eludir el trabajo forzado en haciendas y minas.

El destierro del imperio español significo para los Tarahumaras el regreso a su vida seminómada aislándose en los altos de la sierra, lo que les permitió conservar su cultura y desarrollar un singular sincretismo religioso, mezclando el catolicismo y chamanismo, que aún existe y es único en el país.

Existe una creencia religiosa de los Tarahumaras, según esta Onorúame, como llaman a su Dios, creó a los “Rarámuri” dándole a una figura de barro masculina tres soplidos para darle vida, estos soplidos representan las tres almas que en su creencia poseen los hombres y dando cuatro soplidos a una figura de barro femenina, dándole cuatro almas, una más que a los hombres ya que la mujer tiene la facultad de concebir.
Los Corredores
Son conocidos a nivel internacional por su gran resistencia física, pueden correr largas distancias y desde pequeños se convierten en atletas, la mayoría de las veces sin proponérselo, ya que tienen que recorrer grandes distancias para ir a la escuela o visitar a sus familiares. Esta capacidad se ve reflejada en el juego de pelota entre los hombres llamado también “Rarajipari”, donde se recorren varios kilómetros o el juego de los anillos de las mujeres conocido como “Rowema”, cubriendo distancias de más de 100 kilómetros.
Su fama es tan reconocida que los hombres son invitados a maratones de 100 millas en Colorado y los Ángeles. En 1993 Victoriano Churo alcanzó el primer lugar, siguiendo sus pasos están Juan Herrera (1994) y Cirildo Chacarito (1997), quienes se distinguen por correr descalzos o con sus “Akáka” (Huarache Tarahumara), antes que usar tenis.
Costumbres y tradiciones

La mayor parte de sus tradiciones son apropiación de lo que aprendieron de los misioneros Jesuitas durante los casi 150 años de la regla colonial en la que convivieron, una de las tradiciones más profundas es la de vivir dispersos entre las comunidades y sembrar maíz y frijol, sus celebraciones místico-religiosas están formadas por danzas y ofrendas, donde no debe faltar el “Tesgüino”, la bebida tradicional, es un fermentado de maíz, de contenido alcohólico, muy similar a la cerveza, espeso y nutritivo. Para los Tarahumaras la danza es una oración, ya que con ella imploran perdón, piden lluvia y dan gracias por la cosecha, al mismo tiempo con la danza ayudan a “Repá betéame” (el que vive arriba) para que no pueda ser vencido por “Reré betéame” (el que vive abajo). Los Rarámuris mantienen su cultura como el legado más importante de sus ancestros, y no se dejan atraer por la sociedad moderna ni los avances tecnológicos.

Tenamiquiliztli – Reencuentro

Atlixco nimitztemohua,
Innepapan xochitzalan,
Nimitztemohua, nimitztemohua,
Ihuan nimitznenatlixtemohua.
Nimitztemohua itzalan nomahuan,
In quiauhcuauhtla
In petlapaltic ihuan poyauhtic,
In cuauhatlapalli, ihuan nimitzitta,
Ipan noxochimil icuauhxochiuh.

Te busco en el rostro del agua,
Entre las variadas flores.
Te busco, te busco
Y en vano te busco en el rostro del agua.
Te busco entre mis manos,
en el bosque de lluvias,
En las esteras húmedas y esponjadas,
En las hojas…
y te contemplo en el Árbol florido de mi jardín.
.
Francisco Morales Baranda