Omar Valverde

“Luego de cinco años de cerrazón hacia mi persona y al movimiento que represento… Televisa ha venido proyectando a Peña Nieto, con el propósito de imponer mediante la mercadotecnia al próximo presidente de México… esto no lo comparto, no soy hipócrita”. Fueron las palabras de Andrés Manuel López Obrador ante el periodista Joaquín López Dóriga el pasado 16 de noviembre. Franco, directo, sin tapujos fue como habló el representante del Movimiento de Regeneración Nacional. La respuesta del conductor, una pequeña sonrisa y silencio, no supo qué decir. Después, un apretón de manos.
López Dóriga abordó el tema, la izquierda no rompió después de conocerse el resultado de la encuesta realizada vía telefónica en la cual se eligió al representante de la izquierda política. Los contendientes, Marcelo Ebrard y López Obrador pactaron civilidad y el primero cumplió, se portó a la altura de las circunstancias y aceptó el reto.
El tabasqueño habló de una gran base social, pueblos visitados, comunidades recorridas a pie, 40 mil comités distritales y un apoyo de empresarios y otros sectores de la sociedad son los que integran la fuerza política del virtual candidato de la izquierda. La elección está cerca y el discurso político ha cambiado. López Obrador ya no es el personaje de empuje por pura fuerza bruta, ahora tiene una estructura de logística mucho mejor organizada, la cual es también otro punto de apoyo.
El propio candidato confirmó que su mensaje es conciliador, más que de confrontación. Pidió a quienes no confían en su nueva postura, que le otorguen el beneficio de la duda. Habló de la “República amorosa”, aunque corrigió y dijo que se escucha mejor la palabra “fraterna”, para quienes les causa escozor la palabra “amorosa”.
Es innegable que Andrés Manuel López Obrador ha sido polémico durante su vida política, pero también es innegable que tiene un gran número de seguidores y su movimiento goza de mucha popularidad. Es por tanto, merecedor ya de un lugar en la escena política, y lo tiene. Hoy el candidato de la izquierda mexicana vuelve a estar en los reflectores de la escena nacional. Hoy tiene lugar y tiempo en los medios de comunicación. También es innegable que su nuevo discurso será tema de discusión y análisis, de debate, pero su cometido está siendo cumplido: tener vigencia en los medios.
Él mismo lo advirtió en el mencionado noticiero, dijo que “necesita de los medios, pues no es lo mismo recorrer las carreteras, lo poblados y las comunidades pues se necesita tiempo, pero tener una participación en un programa a nivel nacional, resulta de mayor eficacia, pues llega a más gente en menos tiempo”.

Por su parte, los demás Partidos de izquierda (Partido del Trabajo, Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano), han dado ya su voto de confianza al tabasqueño. Hoy, gran parte de la población se moviliza. Diversos sectores dan el apoyo total, la esperanza vuelve y quizá sea el momento de tomar las riendas del país.
El pasado 21 de noviembre, López Obrador estuvo en Puebla, dejó un arreglo floral en el Museo Serdán, pero el hecho que llama la atención es que hubo un gran recibimiento por parte de los poblanos, una luz de esperanza siguen encendida y cada vez con más fuerza. Allí, frente a los medios de comunicación y parte de la sociedad, recalcó que la lucha sigue, que la estrategia es distinta y que no hay que darse por vencidos. La muchedumbre abarcó varias calles, la gente no perdió oportunidad de saludar al candidato.
Hay detractores, no podían faltar, se suman medios de comunicación, organizaciones, empresas y grupos sociales, entre otros para frenar el avance de MORENA, lo cierto es que este movimiento no cesa, agarra fuerza y pronto, en cuestión de días, se verá de qué está hecho. Se verá dentro de pocos meses el crecimiento.
Es cierto que diciembre se vuelve un vacío en las actividades políticas, pero son sólo 15 días. El uno, quizá el dos de enero, habrá noticias. Lo importante es saber que hay sectores que operan con un bajo perfil, pareciera que no pasa nada, pero poco a poco, se van sumando a esta nueva esperanza.
El final, la decisión definitiva será en julio, mientras, la sociedad consciente, la sociedad informada, la sociedad interesada en dar un nuevo rumbo al país, estará preparada. Ese bajo perfil es el que no han contemplado las otras fuerzas políticas, creen que no pasa nada, y es mejor así, para los integrantes de MORENA, el factor sorpresa será decisivo.
Hoy la sociedad dice, o mejor dicho grita “ya basta”, la política que se hace hoy es sucia, cochina, una persona me dijo “puercos contra marranos” (perdón por la expresión pero así es). Hoy la ciudadanía merece algo mejor, y lo sabe. Es tiempo de apostarle a lo nuevo, de apostarle a las propuestas frescas, por más raras que parezcan. Estamos hartos del Nuevo PRI, que es el mismo de hace 6, 12, 18 años o más. ¿Porqué no una nueva elección, porqué no cambiar de rumbo, porqué no, aunque sea por ver qué sucede, abrirse a otras alternativas?
Estamos hartos de Acción Nacional, que se han vuelto como el PRI. Hoy el PAN se ha vuelto lo que antes criticó. Hoy no hay definición política con las alianzas, cada quien busca su bienestar, su interés. Por lo pronto, MORENA avanza, parece que a paso lento, pero avanza.