Dra. Elena Ramo (Ced. 3672547)
Especialista en Medicina Familiar

Entre las 10 principales causas observadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como uno de los factores más peligrosos para la salud y que se relaciona con el estilo de vida, está el sedentarismo, que es la falta de ejercicio físico y la inactividad, cuyo resultado puede verse en diversas enfermedades, muertes y discapacidades. Y es que este padecimiento amplía las causas de mortalidad al aumentar considerablemente el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, obesidad y sobrepeso, diabetes, eventos cerebrovasculares, cáncer de colon y mama, osteoporosis, problemas motores, además de estrés, depresión, ansiedad y decaimiento físico y emocional.

Los datos de inactividad a nivel mundial, son alarmantes, pues algunas cifras de encuestas realizadas reportan que entre el 60% y 85% de la población adulta es sedentaria. Infinidad de evasivas resaltan para no afrontar las consecuencias: que no hay tiempo, que no alcanza para pagar un gimnasio, que hay cansancio o no es tan importante, ente muchos otros muchos más que van favoreciendo un estilo de vida carente de movimiento. Si bien es cierto que la vida diaria actual ya incluye un alto grado de estrés y la inactividad está presente en muchas actividades laborales, también es cierto que buscar un espacio de tiempo para realizar alguna actividad física, no es imposible.

Entre las causas de la inactividad física, destacan:

• Tipo y horario de trabajo (la mayoría realizado en oficinas y comercios).
• Falta de cultura y costumbre de realizar ejercicios.
• Carencia de instalaciones deportivas y recreativas.
• Contaminación ambiental.
• Alto costo de las instalaciones deportivas particulares.
• Inseguridad en zonas recreativas.
• Uso excesivo de tecnología como elevadores, escaleras eléctricas, controles automáticos.

Unido a esto y lo que hace del sedentarismo una verdadera bomba de tiempo, son los hábitos alimenticios que se desarrollan en donde las malas dietas que incluyen el exceso de calorías, han aumentado considerablemente el riesgo de padecer las enfermedades antes mencionadas. Otro de los factores que se unen a esta bomba, es el tabaquismo, que con sus enormes efectos nocivos, además impide la adecuada oxigenación del cuerpo. Por tal motivo, en todos los países se está promoviendo la actividad física como un factor protector de la salud integral.

Lo más importante es tener conocimiento de que no se necesitan grandes gimnasios ni inversiones, ya que los beneficios del ejercicio pueden lograrse solamente con un mínimo diario de 30 minutos de actividad física moderada como caminar, correr, montar en bicicleta, bailar o simplemente jugar, aunque por supuesto a mayor nivel de actividad física bien controlada se obtendrán mejores beneficios en la salud y en los niveles de bienestar.

El hacer ejercicio es un hábito que debemos desarrollar desde la infancia, pero nunca será tarde para comenzar a desarrollar una rutina que sin costo alguno, va a dejarnos grandes beneficios y aumentará satisfactoriamente nuestra calidad de vida. Así mismo evitará pagar los elevados costos de los tratamientos médicos actuales.

Entre las muchas ventajas del ejercicio físico podemos obtener:

• La reducción de riesgos de enfermedades y muertes a temprana edad: cardiovasculares, músculo esqueléticas, diabetes, hipertensión, cáncer de colon y otras.
• La prevención de dolores cotidianos y molestias en la cabeza, columna, cuello, espalda y manos, así como la reducción de osteoporosis y problemas en las articulaciones.
• Reducción del estrés, mal humor, pesimismo, cansancio, ansiedad, depresión, sentimiento de soledad y otros.
• Canalización de la energía física y sexual.
• Favorece la salud de la piel.
• Control de peso y obesidad.
• Mejora el sueño y el descanso.
• Favorece la movilidad física sobre todo en personas mayores al mejorar la resistencia, elasticidad y dureza de músculos y huesos.
• Evita el desarrollo de conductas de riesgo sobre todo en niños y adolescentes.