Se estrena en las salas de cine la promoción de Moreno Valle
Por Enrique Núñez, Columna Contracara, Intolerancia
Martes, 10 de Enero de 2012 | 08:28

El derroche multimillonario con el pretexto del primer informe morenovallista raya en la ofensa para la mayoría de los poblanos.
Más allá de las campañas en radio y televisión, el gobierno destinó una enorme partida presupuestal a la promoción personal del gobernador en medios alternativos como publicidad estática en estadios de futbol, espectaculares, planas en periódicos nacionales y anuncios en pantallas de cines.
Y es precisamente en el mundo de la cinematografía donde el gobernador Moreno Valle ha gastado una fortuna.
Aunque usted no lo crea, el gobierno del estado contrató la proyección de un largo spot en cientos de salas de cine a lo largo y ancho del país.
Por citar un ejemplo, una de las cadenas contratadas es Cinemex que tiene tan sólo en la ciudad de México más de 400 salas.
El spot de marras será trasmitido durante los diez días en los que la ley permite promocionar los informes de gobierno.
Haciendo una cuanta rápida y tomando como base un promedio de cuatro funciones por sala, tenemos que diariamente Cinemex proyecta mil 600 spots morenovallistas, antes de iniciar cada película, sólo en el Distrito Federal.
Si ponemos —baratito— a mil pesos el spot, alcanzaremos una cifra de 16 millones de pesos por diez días de campaña.
Sólo nos falta multiplicar esta cifra por las tres empresas —Cinemark, Cinepolis y Cinemex— para calcular el monto del derroche morenovallista, aclarando que esta exorbitante cantidad sólo implica la capital del país.
Y aquí es donde surge una pregunta obligada:
¿De qué diablos sirve a los poblanos que se proyecte un spot con la imagen de Moreno Valle en las salas de cine de todo el país?
Es evidente que las ambiciones presidencialistas están por encima de los verdaderos intereses de quienes votaron y creyeron en quienes hoy gobiernan nuestro estado.
RMV, en picada

Una valiosa y reveladora encuesta publicada el día de ayer en el diario Cambio, realizada por el prestigiado GCE de Liébano Sáenz, nos ofrece la posibilidad de comparar los números del gobernador en términos de imagen.
Sin duda, el hecho de que el 73 por ciento de los poblanos tengan una buena imagen de Moreno Valle es —a simple vista— una buena calificación.
Sin embargo, si comparamos este 73 por ciento con las cifras que alcanzó en los primeros cien días de gobierno, tenemos que Moreno Valle sufrió una caída de diez puntos porcentuales tan sólo ocho meses después.
De continuar esa tendencia y si Pitágoras no se equivoca, al final del sexenio tendremos a un gobernador reprobado.
Ni más ni menos.