Dayán Ramírez

A lo largo de los días la actividad política en la ciudad de Puebla y en el país ha estado en vertiginoso movimiento. Sobra decir que más de 25 ex funcionarios de la administración de Mario Plutarco Marín Torres se han enterado que están siendo investigados por la Procuraduría General de Justicia por tal motivo han acudido a los juzgados de distrito para solicitar la protección de la justicia federal. La cacería de brujas está aquí. Pero si de cazar se trata, en éste país es un hecho que no se vería el final del mar.
A los ex funcionarios públicos se les acusa de enriquecimiento ilícito. Para comenzar, en la madrugada del pasado 12 de Enero del presente año fue detenido en su domicilio (una residencia en el exclusivo Fraccionamiento La Vista, en la ciudad de Puebla) el ex director del ISSSTEP y ex Secretario de Salud de Puebla durante el sexenio priísta de Mario Plutarco Marín Torres, José Alfredo Arango García.
Al susodicho se le acusa de no poder justificar todos los bienes que están a su nombre, obviamente bienes obtenidos durante su desempeño como servidor público y para darnos una vaga idea de la magnitud del enriquecimiento ilícito la cantidad suma nada más y nada menos que 54 millones de pesos. ¿Cómo es posible que un funcionario se enriquezca de la noche a la mañana? Con tal cantidad de dinero podemos imaginar el apoyo que se podría brindar a nuestra gente tarahumara que en estos momentos realmente lo necesita.
Su enriquecimiento se atribuye a muchas ilegalidades, entre ellas: el mantenimiento y equipo hospitalario, compras fantasmas de material y mobiliario médico, adquisiciones de vacunas, medicamentos y reactivos que se pagaban muy por encima de su valor o que nunca llegaban a los centros de salud. Y es que apenas es creíble que una persona pueda jugar con la salud de otra, la salud como prioridad en el ser humano y éste cínico enriqueciéndose a costa de la enfermedad de muchos poblanos.
Y ni qué decir de la vida de lujos y viajes que se dieron los hijos de ésta escoria con el dinero ilícito, Sarahí Daniela Arango Bustamante y Alfredo Arango Bustamante. Su hija, traveler de tiempo completo por el mundo haciendo diferentes visitas a: China, Japón, el Mar Báltico, Canadá, Egipto, entre otros. Se dice también que a sus 29 años de edad no trabaja y además fue identificada como aviadora de Carreteras de Cuota.
La familia contaba con diversas propiedades regadas en la ciudad, algunas colonias en donde se encuentran las propiedades son las siguientes: Jardines de San Manuel, Puerta de Hierro, San Andrés Cholula, San Baltazar Campeche, Vista Alegre, Anzures, Arboledas de Loma Bella, Chula Vista, San Jerónimo Caleras y Tepanco de López, todas ellas a nombre de sus hijos y su esposa. Por supuesto que la familia Arango ya está buscando amparo ante el Juzgado Noveno de Distrito.
Otro de los afectados al destapar la cloaca es el ex secretario de Obra Pública y Desarrollo Urbano, Javier García Ramírez quien se encuentra “prófugo de la justicia”. Al ex secretario se le acumulan ocho bienes en exclusivos fraccionamientos y edificios residenciales. Específicamente, el ex secretario se encontraba viviendo en el Fraccionamiento Jardines de Zavaleta, sin embargo lo interesante está en las propiedades ubicadas en Residencial Palmas, La Paz, Villa Encantada, Valle del Rey y Héroes de Puebla.
Por otro lado, en la diligencia de aseguramiento de bienes, de manera preliminar se dieron a conocer cinco vehículos de lujo asegurados a familiares del ex secretario. Dentro de los lujosos vehículos se encuentran: una camioneta Chevrolet Suburban color negro, una camioneta BMW, una camioneta VW Touareg color negro, una camioneta Audi color blanco y una camioneta Land Rover. Otros accesorios que se encontraron fueron 54 mil pesos en efectivo, 32 juegos de mancuernillas, 81 juegos de plumas chinas, nueve relojes de colección y cinturones de distintas marcas. Nos parece innecesario tener que decir a cuánto asciende el monto de todos sus bienes, haga usted sus propias apreciaciones.
Se ha dicho que José Alfredo Arango García junto con Javier García Ramírez podrían estrenar la Ley de Extinción de Dominio, esto significa que todas sus propiedades pasarían al gobierno del estado y posteriormente se buscaría la forma en que se pueda revertir el daño patrimonial ocasionado a la entidad.
Para finalizar no nos parecen raros tales casos, ya que en el sexenio de Marín Torres ocurrieron cosas que tuvieron un alcance de gran magnitud en la vida política del mismo ex gobernador y por supuesto todo su séquito. Sin embargo se deben de andar con cuidado, ya que aquí todos los políticos tienen cola que les pisen. No vaya a ser que la siguiente administración sea PRIISTA y ahora sí, el blanquiazul se tendría que preocupar.